Tag: felicidad

El don de ser diferente

El don de ser diferente

Estos meses ha habido muchos cambios en mi vida y mi situación laboral. Ya hablaré de lo aprendido sobre ello entre sentimientos, interior, ayuda recibida y valores descubiertos…
Hoy… os voy a contar un cuento.
También tiene que ver con mi vida y es profundo darse cuenta de ello; pero sobre todo ha ayudado a una persona muy importante para mí que está descubriendo entre flaquezas y fuerzas de Fénix el don de ser diferente.

/*

Por mi lucha contra la injusticia, quiero anunciar bien visible que aunque había oído una historia similar no sé cuándo, la preciosa forma en que está contado este cuento que comparto es del autor Eloy Moreno. Sacado de su blog http://www.blog.eloymoreno.com/el-cantaro-roto/ donde hay otras historias recomendables para la reflexión y la felicidad.

*/

Se titula “EL CÁNTARO ROTO“.

Tal vez alguna vez te has comparado con otros cántaros y has pensado que tú, por todo lo que no sabes hacer, todo lo que haces más lento que otros y todo lo que haces de manera diferente a otros, eras “un cántaro roto”…

 

En una pequeña aldea situada en un desierto, vivía un hombre que cada mañana traía agua desde un manantial ubicado a unos pocos kilómetros de distancia.
Colocaba dos grandes cántaros a ambos lados de una gruesa barra de madera que, a su vez, apoyaba en sus hombros. Y así, con la alegría en el cuerpo y una sonrisa en el alma, comenzaba un camino que siempre era el mismo.
Tardaba más o menos una hora en llegar hasta el manantial. Una vez allí, se sentaba un rato a descansar y después llenaba los dos cántaros para iniciar el regreso.

Aunque eran parecidos, había una diferencia importante entre ambos recipientes. Uno cumplía a la perfección su trabajo, pues mantenía toda su agua intacta durante el trayecto. En cambio, el otro, debido a una pequeña herida en uno de sus costados, iba perdiendo agua durante el regreso; tanta que, al llegar de nuevo a la aldea, había perdido la mitad de su contenido.

Este último cántaro, conforme pasaban los días, se sentía cada vez más y más triste, pues sabía que no estaba cumpliendo con su trabajo. Y aun así no entendía por qué su dueño no lo arreglaba o, directamente, lo sustituía por otro. “Quizás”, pensaba, “esté esperando el momento en que me rompa totalmente para cambiarme por uno más nuevo”.

Llegó el día en que ya no pudo aguantar más y, aprovechando, que el aguador lo abrazaba entre sus manos para llenarlo de agua, se dirigió a él:
-Me siento culpable por hacerte perder tiempo y esfuerzo. Te pido que me abandones y me cambies por otro más nuevo, pues ya ves que soy incapaz de servirte como debiera.
-¿Qué? -contestó el aguador, extrañado-. No te entiendo, ¿por qué dices que no me sirves?
-Acaso no te has dado cuenta de que estoy roto y voy perdiendo la mitad del agua durante el camino de vuelta.

El aguador, conmovido, mostró una pequeña sonrisa, la abrazó junto a su pecho y le dijo en voz baja:
-No eres mejor ni peor, simplemente eres diferente y justamente por eso te necesito.
El cántaro no entendía nada.
-Mira, vamos a hacer una cosa -le contestó el aguador-. Hoy, durante el trayecto de vuelta quiero que te fijes bien a qué lado del camino crecen flores.

 

Si todos fueramos cántaros iguales. En ese camino no habría flores.

Todos somos diferentes y gracias a esas diferencias nos complementamos para ayudarnos los unos a los otros. Un “hoy por ti mañana por mí” desinteresado.

Como añadía mi viejo profesor de matemáticas tras muchos teoremas y teorías, “Corolario” de esto:  😉

Lo mismo ocurre aplicando la metafora a los conocimientos. Unas personas y otras saben de cosas diferentes; pero haber memorizado nombres, fechas o fórmulas y demostrarlo en conversaciones, no implica ser de una especie de nivel superior. He oído decirlo a abuelillos y/o a personas sin estudios y de pueblo, como avergonzándose, que no saben nada.

Sus caminos les ha otorgado unas experiencias diferentes.  Pueden no saber por qué la electricidad puede hacer que en una pantalla salgan imágenes, pero saben decirte, sin app de smartphone, cuándo va a llover.

cantaro roto

Todos somos diferentes. De hecho no te hará bien esmerarte en querer ser “como alguien ni “como todos“. En todo caso usa las experiencias de otros para aprender de sus errores o trata de replicar en ti alguno de los valores que veas brillar en alguien. Pero no quieras “ser ese alguien“.
Tú eres genial por ser quien eres: no por cuántos te aceptan…, no por los productos que luces… No necesitas todo eso para ser un héroe: con cada sonrisa que regalas, cada acto de entrega por pequeño que sea, estás cambiando la vida de muchas personas (la de aquella que la recibe; las de quienes, sin tu saberlo, observan con aprecio ese detalle que les hace reflexionar…; y, por supuesto, la tuya).

El tiempo es oro

El tiempo es oro

Como os avanzaba en la entrada sobre “perder la vida” para “ganarse la vida”…, el refrán “El tiempo es oro” tiene dos lecturas:

– es “oro” porque es valioso por ser finito y que nadie conoce cuanto ‘posee’.

fraseGandalfTiempoQueSeNosHaDado

 

Pero y también, y de esto trata la entrada..,

– es “oro” porque te pasas la vida intercambiando uno por otro. En nuestra sociedad están directamente relacionados.

1.- Cuando trabajas entregas tu tiempo y esfuerzo para conseguir dinero.

2.- Cuando pagas por un servicio (que cocinen para ti, que te lleven en taxi…) cambias tu dinero por comodidad y tiempo.

La parte 1 es evidente: por mucho que “el trabajo dignifique”, se trabaja por el sueldo. Si no, no lo llamarías trabajo. Sería un hobbie.

De la parte 2 habitualmente vemos más fácilmente que el dinero da comodidad, placer, etc.; pero no suele valorarse tanto que con el dinero compras tiempo.

Obviamente no me refiero a añadir tiempo al final de tu vida y extenderla; sino a usar el tiempo de tu vida de forma diferente. Porque el dinero no es ni debe ser el objetivo de tu vida; no es un fin sino un medio más con el que cuentas para estos trueques.

Recuerda aquello de que la Felicidad es el caminio, no un destino.

.

Cada persona es un mundo y evidentemente hay circunstancias que obligan a trabajar 18h al día por un salario infrahumano para, sencillamente, dar de comer a tu familia. Pero partiendo de la base de que no me refiero a esos casos.., quiero compartir algunas frases (reales) que me llevaron a pensar en escribir está entrada:

– Salgo tan tarde y cansada de trabajar que me vuelvo siempre en taxi en vez de en transporte público.

– Como siempre voy super apurada de tiempo, al final me muevo en taxi incluso en trayectos cortos. (persona diferente a la primera)

– Como nunca tengo tiempo de ir a hacer la compra la hago siempre por internet pagando para que la traigan a casa.

– Todos los días como y ceno fuera de casa porque no tengo tiempo de hacerme la comida.

– Compro siempre las medicinas pagando el precio completo (incluso de los tratamientos) por el tiempo que tardaría en el médico.

– Pago a una niñera a tiempo completo porque ambos trabajamos hasta tarde y no podemos cuidar de los niños.

 

Si te paras a echar cuentas o reflexionar, hacer cosas pagando porque tú no tienes tiempo para hacerlas, no es una decision que tomar a la ligera. Por supuesto a veces lo que inclina la balanza no es la rapidez sino también la comodidad de uno. Pero otras muchas, sabes bien que la decisión es debido sobre todo al tiempo.

balanza dinero vs tiempo


Un gran libro que recomiendo a niños y mayores, que justamente toca este tema es “Momo”.

Momo… y los hombres grises… los ladrones de tiempo…

He encontrado esto al ir a buscar alguna sinopsis. Creo que merece la pena leerse. (http://psicoanalisisypensamientofilosofico.blogspot.com.es/2011/02/momo-y-la-metafora-de-los-hombres.html)

Todo se complica con la llegada de los hombres grises […]

en la ciudad la gente esta todo el tiempo apresurada, no tienen tiempo ya para charlar con momo, es decir no tienen tiempo para el otro, pero tampoco tienen tiempo para si mismos, hacen todo rápido, dejan de tomar sus descansos en el trabajo para ahorrar unos 10 minutos al día, comen a toda prisa, para ahorrar otro poco de tiempo.

Momo intenta mostrarles lo absurdo de ahorrar tiempo quitándoselo a las actividades que se disfrutan para solo concentrarse en el trabajo pero los habitantes de la ciudad están tan alienados al discurso de los hombres de gris que ya no escuchan a momo, ni le preguntan su opinión, están siempre de mal humor, cansados, hartos pero con mucho tiempo ahorrado.

[…]

Momo se convierte en enemiga de los hombres grises porque representa otra forma de relacionarse con el tiempo, Momo representa el tiempo del corazón, el tiempo de las vivencias, del amor, el deseo, del estar con el otro.

[…]

Actualmente la gente vive ahogada en el tiempo, solo tiene tiempo para trabajar, desean tener una relación de pareja, pero no se dan el tiempo de tenerla, les gustaría ver y pasar mas tiempo con sus amigos pero no pueden, desean descansar pero solo lo hacen por periodos muy cortos porque siempre hay algo que hacer, tienen hijos pero nunca los ven, no juegan con ellos , conviven mas los niños con sus maestros y nanas que con los padres, aunque claro visten muy bien, viven en una casa grande tienen los mejores videojuegos, pero no amor.

[…]

Perder la vida para “ganarse la vida”

Perder la vida para “ganarse la vida”

trabajar hasta estar perdiendo la vida para ganarse la vida

Trabajar, para ganarse la vida…
¿Pero por qué esa vida que se “gana” la tiene que desperdiciar trabajando tanto para “ganarse la vida”?

Es invisible  y delgada la línea que hay entre lo sensato de la importancia de tener un trabajo y la sinrazón de que mantener ese trabajo esté consumiendo tu vida, tu tiempo, tus relaciones y tu sonrisa.

Cuando tenga más tiempo

Ahora no. Supongo que lo haré cuando tenga más tiempo…

También es invisible y hay que encontrarla la línea que separa “una semana atareada” o “un mes malo que exige muchas horas extra”, de un trabajo que consume tu vida y hace que a casi cualquier pregunta relacionada con proyectos ilusionantes o planes, tu respuesta tenga que ser “tal vez cuando tenga más tiempo” (pensando en años de distancia).

Reflexiones Dalai Lama sobre el hombre occidental.
Lo que más me sorprende del hombre occidental

es que pierden la salud para ganar dinero,

después pierden el dinero para recuperar la salud.

Y por pensar ansiosamente en el futuro no disfrutan el presente;

por lo que no viven ni el presente ni el futuro.

Y viven como si no tuviesen que morir nunca…

y mueren como si nunca hubieran vivido.
.

 

Sólo tienes una vida y de ti depende qué hacer con el tiempo que se te ha dado.

 

Como decía la canción que os dejaba en este ‘post’..:

Nos convencemos a nosotros mismos
de que la vida será mejor después…

Después de conseguir trabajo, después de casarnos,
después de tener un hijo, tal vez tras tener el otro.

[…]

escandalosamente rico o escandalosamente feliz

Por supuesto no confundir esto que aquí presento de “tener cuidado con la posición que, en tu escala de valores, otorgas al trabajo independientemente de que te haga desgraciado”, con un despreocupado “Carpe Diem” (“aprovecha el momento”), haz el loco escudandote en tu Libertad, y apuntate sin pensar en nadie a la llamada generación “Ni ni” (“ni estudian ni trabajan”).

Entre otras cosas porque esto de “no dejes que tu trabajo absorba tu vida y tu alegría” tal vez no sea nada fácil según la situación de cada uno. Y por descontado el dinero es necesario para comprar comida, alimento y bienestar.

Sólo quiero dejar claro para aquellos que me lean ahora o en el futuro dos cosas ante la situación de un trabajo gris que se alarga en infinitas horas extras y en el que o no estás a gusto o, lo que es peor, estás totalmente a disgusto:

  • Por negro que lo veas, no te cierres la puerta a plantearte una salida. (Eso no significa que con hijos e hipoteca te despidas del trabajo sin preaviso; pero sí “no te cierres a plantearte salir de ahí”). Plantearse las cosas no significa que luego las hagas; pero tanto en esa situación como en cualquiera de tu vida, te aseguro que te ayudará mucho la forma de pensar “No opino igual, pero ‘dejo la puerta abierta’ a que pueda ser verdad” (“y me asomaré por la rendija para ver si cruzo dicha puerta”). 😉

 


 

Y una última cosa que me parece muy importante en relación con esto:

¿ Te suena el refrán “El tiempo es oro” ?

  • Está la forma de interpretarlo más filosófica que he presentando hasta ahora: “el tiempo de tu vida, como es finito, es valioso”

Pero quiero mostrarte una interpretación que sería bueno tener en cuenta a la hora de valorar este tipo de reflexiones:

  • “El tiempo es oro” porque “tu tiempo vale dinero: cambias tiempo por dinero”. En la vida estás permanentemente cambiando tiempo por dinero y dinero por tiempo.
    Como esta reflexión también tiene ‘chicha’, le dedicaré le he  dedicado una entrada propia.
    Pero el avance-resumen es que también en esto hay una línea oculta que tienes que decidir tú dónde colocas: la línea que separa hasta cuánto tiempo de vida estás dispuesto a sacrificar para conseguir dinero.
    No te vaya a pasar lo que decía el Dalai Lama y la viñeta de la lápida: de que cuando quieras usar ese dinero, ya sea tarde. 😉

 

La Navidad eres tú

La Navidad eres tú

Un año más pasaron la Nochebuena y el día de Navidad. Teniendo a tus seres queridos en mente dijiste “adiós” a 2013, y afrontas la ‘aventura’ del nuevo año que empieza. Y ahora que se acerca el día de ‘Reyes’, con él se acerca también el final de esta época de Navidad en que la gente (o “mucha gente”) recuerda y demuestra lo que es la bondad, la alegría y la esperanza.

Sin embargo ‘La Navidad’ no tiene por qué ser un momento con principio y final que termine cuando pasemos la página del calendario.

Navidad

La Navidad eres Tú, cuando decides nacer de nuevo, cada día.

El árbol de Navidad eres Tú, cuando resistes vigoroso a los vientos y dificultades de la vida.

Los adornos de Navidad eres Tú, cuando tus virtudes son colores que adornan tu vida.

La campana de Navidad eres Tú, cuando llamas, congregas y buscas unir.

Eres también Luz de Navidad cuando iluminas con tu vida el camino de los demás, con bondad, paciencia, alegría y generosidad.

Los ángeles de Navidad eres Tú, cuando cantas al mundo un mensaje de Paz, de Justicia y de Amor.

La Estrella de Navidad eres Tú, cuando conduces a alguien al encuentro con El Amor.

Eres también los Reyes Magos cuando das lo mejor que tienes, sin importar a quien.

La vela de Navidad eres Tú, cuando decides iluminar.

La música de Navidad eres Tú, cuando conquistas la armonía dentro de ti.

El regalo de Navidad eres Tú, cuando eres de verdad amigo y hermano de todo ser humano.

La tarjeta de Navidad eres Tú, cuando la bondad esta escrita en tus manos.

La felicitación de Navidad eres Tú, cuando perdonas y restableces la Paz aún cuando sufres.

La cena de Navidad eres Tú, cuando sacias de pan y de esperanza al pobre que está a tu lado.

¡Feliz Navidad!

Sé feliz, sé “Navidad” para los demás, y ¡haz felices!

La Felicidad

La Felicidad

Hoy os dejo la canción “La Felicidad”, del grupo “Nuevas Amistades”.

Paraos a pensar si no os habeis dicho a vosotros mismos u oído a personas cercanas una o varias de estas frases

Opino, como dice la canción, que la Felicidad depende en gran medida de que nosotros optemos por ella. Decidamos ver el lado bueno de lo que tenemos y decidamos que un buen momento para ser felices es desde HOY. 😉
..

Nos convencemos a nosotros mismos
de que la vida será mejor después…

Después de conseguir trabajo, después de casarnos,
después de tener un hijo, tal vez tras tener el otro.

Luego nos sentimos mal porque nuestros hijos
aún no son mayores… ¡a ver si crecen pronto!

Nos desesperamos con esos hijos
cuando son adolescentes, difíciles de tratar.

Luego, nuestra vida será completa
cuando nos vaya mejor o tomemos vacaciones,
tengamos ese coche, consigamos el ascenso,
o compremos nuestra casa o cuando nos retiremos.

Así que, ¡deja de esperar para decidir que NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA!, para ser feliz…

Deja de esperar para decidir  que NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA, para ser feliz…

LA FELICIDAD ES EL CAMINO, NO UN DESTINO, para ser feliz…

Y la felicidad…

Valora cada momento que vives, cada momento, porque lo compartiste con alguien especial, tan especial que lo llevas en tu corazón y recuerda que EL TIEMPO NO ESPERA POR NADIE.

Así que deja de esperar hasta que acabes la Universidad,
hasta que te enamores, que te den trabajo o hasta que te cases.
Hasta que tengas hijos, que estos se vayan de casa,
hasta que te divorcies, o que adelgaces,
o hasta que llegue el ansiado fin de semana,
la primavera, el verano, el otoño o el invierno,
o hasta que te mueras.

Por eso, ¡deja de esperar para decidir  que ¡NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA! para ser feliz…

Deja de esperar para decidir  que NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA, para ser feliz…

Deja de esperar para decidir  que NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA, para ser feliz…

Deja de esperar para decidir  que NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA, para ser feliz…

La felicidad es el camino, no un destino. …para ser feliz…

La felicidad es el camino, no un destino. …para ser feliz…

La felicidad es el camino, no un destino. …para ser feliz…

La felicidad es el camino, no un destino. …para ser feliz…

.

.
¡FELIZ NAVIDAD!

Sé feliz haciendo felices.

Hoy toca ser feliz

Hoy toca ser feliz

Cuando me puede el desánimo.., muchas veces, al escuchar esta canción, vuelvo a encontrar las fuerzas…

Cuando un sueño se te muera
o entre en coma una ilusión,
no lo entierres ni lo llores, resucítalo.

Y jamás des por perdida
la partida, cree en ti.
y aunque duelan, las heridas curarán.

Hoy el día ha venido a buscarte
y la vida huele a besos de jazmín.
La mañana esta recién bañada,
el Sol la ha traído a invitarte a vivir.

Y verás que tú puedes volar,
y que todo lo consigues.
Y verás que no existe el dolor.
Hoy te toca ser feliz.

Si las lágrimas te nublan
la vista o el corazón,
haz un transvase de agua
al miedo escúpelo.

Y si crees que en el olvido
se anestesia un mal de amor,
no hay peor remedio que la soledad.

Deja entrar en tu alma una brisa
que avente las dudas y alivie tu mal.
Que la pena se muera de risa.
Cuando un sueño se muere
es porque se ha hecho real.

Y verás que tú puedes volar
y que todo lo consigues.
Y verás que no existe el dolor.
Hoy te toca ser feliz.

Las estrellas en el cielo
son como migas de pan
que nos dejan nuestros sueños
para encontrar el camino
,

y no perdernos
hacia la Tierra de Oz,
donde habita la ilusión.

Y verás que tú puedes volar,
y que tu cuerpo es el viento,
porque hoy tú vas a sonreír,

hoy te toca ser feliz.


(“Hoy toca ser feliz” – Gaia II, Mägo de Oz)