Real life superheroes

Real life superheroes

Hace poco escuché en “Cuarto Milenio” (programa de misterios y/o cosas insólitas; para quien no lo conozca), que desde hace años, en algunas ciudades de Estados Unidos, se viene dando un fenómeno que me ha impresionado: existe gente real que, a modo de patrulla ciudadana o vigilantes nocturnos, dedican parte de su tiempo a ayudar y socorrer a aquellos que lo necesiten o que puedan correr peligro. Eso sí, vestidos de superheroes como los de los comics: con traje y emblema únicos y representativos de cada uno.

Como de casi todo, en seguida me vinieron a la cabeza los pros y contras:

“El fin no justifica los medios”: ¿dónde está  o quién pone,  el límite de lo que pueden y no pueden hacer estos “superheroes reales”? Hay que tener cuidado porque la línea que separa la justicia (me refiero a “LO JUSTO”, no a “leyes policiales”…) y la defensa personal de un individuo, de la venganza o la ira, es muy delgada.

Sin embargo, también pensé rápido (dejando a un lado a aquellos que lo hagan por simple egocentrismo) en la inspiración, los sueños y el valor de cumplirlos, que llevaron a esos hombres y mujeres a entregarse así: el IDEAL de un mundo mejor. El sueño ideal de ¡que el BIEN reine en este mundo! Como dijo Sam en el señor de los anillos: ¡se puede luchar por eso!

Pero lo que sin duda me impactó y emocionó más, fue que Iker Jimenez, al final de ese programa (si no quitan este link de la web de Cuatro, lo podeis ver aquí. Es el trozo del final: desde el minuto 1h 33′ en adelante), hizo una reflexión realmente bonita:

Redacto aquí lo que más me gustó porque coincide plenamente conmigo.
¡Yo no lo habría explicado mejor!  =·)

<< ¿qué se puede extraer de positivo de la historia de estos tipos con mallas y trajes rocambolescos?
…un aspecto muy profundo…
el quijotismo.

Alonso Quijano se volvió “loco” para sus coetáneos
y salió a arreglar el mundo en solitario
y sin medios.
Y a enfrentarse a grandes molinos.

Todo esto son metáforas que pueden ser perfectamente útles en los días que corren.

Decía Unamuno ya en su siglo pasado, que era “mal tiempo para los Quijotes” y que, por desgracia, “quedan ya pocos caballeros andantes“.

En estos personajes hay algo que creo que es heróico: el decir “yo solo puedo cambiar las cosas“. Me parece bonito. Reflexionen: cada uno de nosotros podemos, si queremos, por lo menos hay que intentarlo, cambiar el entorno. >>

.

Lo fundamental de todo esto es la entrega a los demás. La noticia es curiosa, en parte extravagante, en parte bonita, pero, en cualquier caso, anecdótica. No se necesita un disfraz o saber artes marciales para poder ser un heroe.
El poder de un heroe está en su corazón.

4 Replies to “Real life superheroes”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *