Tag: dar gracias

Todo tiene lado bueno

Todo tiene lado bueno

Este mes, por lo de mi padre, va a ser de los más duros de la vida. Lo está siendo ya por la incertidumbre del cuándo, pero y lo será también cuando finalmente ocurra. Escribo esto hoy (que aún está con nosotros), para releerlo cuando no tenga fuerzas.

Aún en estos oscuros momentos, doy gracias a Dios por el don del Optimismo que tengo sin ser mérito mío.

.
El tema de la entrada de hoy llevaba tiempo rondando por mi cabeza; pero.., claro.., todo es muy ‘bonito‘ (poco creíble) cuando quien habla de ser “optimista” es alguien a quien ‘todo le va bien’. Creo que ahora, a punto de perder a un padre, puede ser más fácil conectar con mis sentimientos y creer lo que quiero transmitir.

Siempre he creído y aún creo que, en esta vida, todo,
o tiene ‘lado bueno’,  o de ello se puede aprender algo.

.

Como ya dije en la entrada “¿Tú cómo ves la vida?“, todo depende de la forma de ver un mismo suceso. Siempre ante cualquier situación, por mala que sea, hay dos formas de ver las cosas:

  • ver lo malo (todo lo que pudo haber pasado para mejorar la situación pero no pasó)
  • o ver lo bueno (las cosas positivas que sí pasaron; es decir: las que, dentro de lo malo de la situación, eran menos dolorosas que *otras posibilidades* que también podían pasar).

*OJO: no me refiero a *otras posibilidades* del estilo de “¡Bueno!Podía haber venido un terremoto terrible que nos matase a todos y ¡qué bien!, no ha pasado”. ¡No!. Me refiero a *otras posibilidades* realistas, factibles e incluso probables que, por suerte, no pasaron (dentro de una situación dada).

.

Por si está quedando muy ambiguo daré un ejemplo real de cómo me estoy esforzando por ver yo mi situación: En mi caso, ante la muerte de un ser querido… Dentro de la situación “un ser querido muere“, podía ocurrir de forma fulminante por sorpresa (con el dolor de las cosas que se quedaron por decir), y podía haberse alargado su sufrimiento (y el consiguiente nuestro) muchísimo tiempo estando así de encamado como está ahora; pero parece ser que va a ser un término medio.

¿Que este ‘lado bueno’ es poco ‘bueno’? puede ser. Pero ahí está la cosa: ante lo peor que se te ocurra, siempre puedes encontrar algun ‘lado bueno’. Unos serán más buenos y agradables y otros más pequeños y/o más dificiles de ver. Dependerá, logicamente, de lo grave de la situación. Y lo que sí es seguro, es la segunda parte: al margen de si ves o no  o crees que existe o no  el ‘lado bueno’, lo que es seguro es que de todo se puede aprender algo:

Igual que de los errores propios se aprende, también de los de otros se puede aprender.

Igual que “al caer aprendes a levantarte”, cuando se cae otro te puede avisar sobre qué fue lo que le hizo caer para que tú *no cometas el mismo error*.

*Otro asunto es lo de que “el hombre puede tropezar dos veces en la misma piedra”. Osea que aunque te lo avisen (y te eviten caer una primera vez en esa piedra), eso no te libra de volver a caer en ella.

Sin embargo sí habrá otras ‘piedras’ que sólo necesites que alguien cercano caiga para, tú, salir escarmentado y no caer en ellas (vease: Fulanito [ser querido] murió en accidente de coche por no usar cinturón de seguridad asíque estoy más sensible ante ese tema y me lo pongo. Menganito [ser querido] murió de cáncer encontrado demasiado tarde por no hacer caso a unos análisis con un parámetro que avisaba del peligro, asíque si yo veo cualquier cambio en ese parámetro me asustaré desde antes e iré al médico a tiempo).

Y esto que uno puede aprender de cualquier situación no solo pasa por buscar los errores para no cometerlos; sino que, por ejemplo, algo evidente que se aprende ante cualquier pérdida es a valorar más la vida.

(No sólo valorar el regalo de “estar vivo”; sino también a valorar y disfrutar de todas las ‘pequeñas’ cosas de la vida que antes nos pasaban desapercibidas)

terremoto y tsunami Japón 2011

terremoto y tsunami Japón 2011

Esta oración llego a mí el año pasado. Era de una chica joven que rezaba por la gente de Haití tras la catástrofe.

Aunque estaba ‘dedicada’ a la gente que había sufrido aquel terremoto (enero de 2010), es perfecta para hacernos reflexionar ante lo que hoy están viviendo/sufriendo en Japón: tras un terremoto de ¡8.9 grados!, el terrible tsunami que anegó casi todo; y, tras ello, la radiación en Fukushima con el consiguiente miedo e incertidumbre…

 

Después de vivir estos dias totalmente conmoncionada,
de ver y volver a ver las imagenes
y llorar una y mil veces….
Me he sentido totalmente inútil, totalmente paralizada.
He rezado mucho preguntándome
¿Por qué Dios les ha puesto a ellos allí y a mí aquí?
Esta pregunta me ha machacado durante mucho tiempo.

Al final
la conclusión es que se espera mucho de mí,
mucho de cada uno de nosotros

así que me niego a paralizarme,
a dejarme invadir por el desánimo,
quiero reaccionar…

Pido a Dios por todos los afectados,
que puedan sentirle cerca en su dolor,
pero también pido por mí,
que a veces me adormezco en mi vida “cómoda”,
le pido que me de el don de tener los ojos bien abiertos y el corazón sensible,
que no deje nunca de hacer mío el dolor de los demás,
que sea valiente para dar,
que no olvide que Dios me ha puesto aquí,
me ha regalado mi vida para algo…

 

Al igual que por los que sufren hambre y/o enfermedades en África, por la gente de Japón que está a más de 10 mil kilómetros, tampoco podemos hacer mucho más desde aquí que ayudar enviando un sms, una donación o una oración…

Sin embargo, dado que muchas veces cuesta ver el lado bueno de las cosas del día a día,  podemos, en momentos así, por contraste con esa otra gente, darnos cuenta de todo lo bueno que tenemos en nuestra vida. Y aprender a apreciarlo más. Y, al sabernos afortunados, aprender también a tener más empatía y preocupación por los problemas de la gente de nuestro entorno; a la que sí podemos ayudar y consolar.

¿tú cómo ves la vida?

¿tú cómo ves la vida?

–  –  Opción 1 –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –

Estoy durmiendo placidamente…

Suena el despertador. ¡Buf! ¡Cómo odio su repetitiva melodía!

Lo primero que se me pasa por la cabeza es “Jo, otro aburrido día más que tengo que ir a currar…”

Me incorporo con los ojos todavía cerrados. ¡Qué frío!— Me envuelvo en la manta. —¡podían dejar puesta la calefacción por la noche!

Abro los ojos. ¡Qué bajón! ¡Es tan temprano que aún no ha salido el sol; las farolas siguen encendidas!

Con esfuerzo me pongo por fin de pié.  ¿Dónde está mi pantalón?el que dejé aquí ayer? Seguro que mis padres lo han echado a lavar… Mira que les dije anoche bien claro que me lo iba a poner hoy…

Tengo que elegir entre los otros pero ninguno me convence… ¡es que esos eran mis favoritos!

Al final me pongo otros vaqueros que no me quedan tan bien…

Cuando voy a la cocina para desayunar, para colmo, descubró que no me han dejado nada de la tarta de la cena…

Me como desganado unas insípidas galletas integrales, me lavo los dientes, cojo el abrigo y me dispongo a afrontar otro rutinario día que no pinta nada bien…

–  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –

.

+ + Opción 2 + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +

Estoy durmiendo plácidamente…

Suena el despertador. Si lo escucho, aunque su sonido signifique que se me acabó el descanso, es que puedo oir. Hay mucha gente sorda… ¡Nunca me había fijado en eso!

¡Jo, ahora me toca ir a currar! pero bueno oye, lo cierto es que es un regalo aunque me cueste admitirlo. Hay gente en mi país que no encuentra trabajo o que no puede permitirse pagar la universidad. ¡Y en los países del ‘tercer mundo’ ya ni te cuento! mm.. lo cierto es que debería valorar esto más… =·/  =·\

Me incorporo con los ojos todavía cerrados. ¡Qué frío!— Me envuelvo en la manta. Siento el tacto y el calor que me proporciona. Pienso en los que duermen en la calle cada día. Después me viene a la cabeza lo sencillo que me ha sido cogerla y subirmela a los hombros. Mucha gente no puede valerse por si misma y no me había dado cuenta de lo importante que es algo tan simple como poder erguirse por mi mismo…

Abro los ojos. La calle tiene aún las farolas encendidas… puedo verla. Es precioso poder ver. No me imagino lo horrible que tiene que ser perder la vista habiendola tenido en algún momento…

Me pongo por fin de pié.  Fugazmente pasa por mi cabeza de nuevo el recuerdo de paralíticos y enfermos que nunca hubieran podido haerlo…
¡Vaya!¿Dónde está mi pantalón?el que dejé aquí ayer? Seguro que mis padres lo han echado a lavar… Mira que les dije anoche bien claro que me lo iba a poner hoy… Bueno, errar es humano…, además encima de que ponen ellos la lavadora…
Gracias Dios, por ellos, conozco mucha gente que ya los ha perdido. Sé que es ley de vida… pero les quiero.

Al final, tras elegir entre varios, me pongo otros vaqueros. Nunca me había parado a pensar que he tenido que elegir porque tengo todo lo que necesito y además me sobra para poder preocuparme de qué me pongo hoy. Gracias por la vida que me ha tocado. Tengo todo lo que necesito y todavía me quejo… es que soy……

Cuando voy a la cocina descubro que no me han dejado nada de la tarta. ¡Podían haberla compartido! pero bueno, también es cierto que si han llegado antes es porque se levantan antes que yo. Para ir cada día a trabajar para que yo tenga qué comer. Por ejemplo esa misma tarta…

Me como las galletas pensando de nuevo en lo afortunado que soy por tener comida de sobra en la mesa. Otras familias más pobres, cuando se acaba el plato que comparten entre varios, ya no tienen más alimento en todo el día.

Me lavo los dientes, cojo el abrigo y me dispongo a comenzar otro nuevo día con la sonrisa sincera dispuesta a animar a los que hayan tenido menos suerte que yo en esta vida.

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +