Tag: No va a cambiar nada

La tregua de Navidad

La tregua de Navidad

24 de Diciembre de 1914. Primera Guerra Mundial. Tal día como hoy, en pleno campo de batalla, tropas alemanas y británicas, sobrepasadas por sus sentimientos de cariño, añoranza y ‘espíritu navideño’, comenzaron a cantar –cuentan los ancianos y las cartas del frente– el villancico “Noche de Paz” unos y otros en sus respectivos idiomas… y, con mucho valor, iniciaron una Tregua que silenció las armas y la Guerra durante la Navidad.

Os deseo que este año que empieza tengamos Valor para mostrar y contagiar estos sentimientos allá donde vayamos.

Una luz, por pequeña que sea, ilumina en la oscuridad. Sé Luz por si alguien no encuentra la suya. Cambia el mundo. Empieza por tu entorno. Feliz Navidad.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

No nos excusemos en el mal de los demás

No nos excusemos en el mal de los demás

A lo largo de mi vida, en mis pequeños intentos de, como dijo Don Quijote, “añadir una pizca de nobleza a este mundo”, me he topado con muchas respuestas incongruentes en cuanto las piensas con lógica y objetividad…

Os pongo unos ejemplos de conductas pesimistas que se excusan en el famoso

¿y qué más da lo que haga yo?
No va a cambiar nada…

.

¿Os resulta familiar alguna de éstas situaciones? …

1) Protestas contra las palizas a las focas en Canadá o contra despellejar vivos a los animales de pelaje valioso que torturan así para no agujerear “el abrigo” y…

— ¿Por qué defenderles a ellos? ¿También mueren las ballenas por su aceite? ¿Y qué me dices de los niños de áfrica? ¿Por qué preocuparse de los animales cuando miles de niños mueren allí?


2) Dices que hay que ahorrar agua y…

— Pero si la que ahorro yo…, luego va a venir el ricachón que llena su piscina y va a tirar 200 litros…


3) Te quejas del humo que te echa el que fuma a tu lado y…

— ¿cómo que “te ensucio los pulmones”? ¿y los miles de coches que hay por la ciudad? ¿qué más da un cigarrillo frente a eso?


4) Defiendes a los toros o denuncias cualquier otra práctica de violencia gratuita contra animales y…

— Pero no seas hipócrita. ¿Y los que te comes qué? A esos también les estás matando. ¿O como no lo ves crees que no sufren?


5) Y, en general, luchas contra cualquier injusticia que sea demasiado común en la sociedad y te dirán…

— ¿y qué puedo hacer yo? ¿en qué influye lo que yo haga? Si todo el mundo lo hace……

.
————————

Pues bien… La clave de todos esos comportamientos es que esa gente que dice esas cosas piensa que “nada puede cambiar así que ¿para qué esforzarse?”. Y eso no es así: Cada grano de arena cuenta.

La clave son estos 4 principios fundamentales:

  • Es la suma de pequeñas acciones, pequeños “granitos de arena”, lo que conforma los grandes cambios.
    .
  • No es tan poca como piensas la gente que se está esforzando por eso que crees que “casi nadie hace”.
    .
  • Que haya otras cosas que solucionar, no es razón para no solucionar ninguna. No nos excusemos en el mal de los demás.

“El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad” (Albert Einstein)

  • Igual que la suma de buenas acciones dá una gran acción que puede cambiar muchas cosas, tu omisión o mala acción, SE SUMA a las malas acciones que ya se cometen y hace que el mal sea mayor.

——————————

.

Situación 1) –>

Que haya niños muriendo de hambre es algo horrible. Si es dinero lo que ibas a enviar para esas focas, no seas merluzo, envialo para salvar niños antes que focas. Pero si no pensabas hacer nada por los niños y tienes la oportunidad de evitar esas torturas a animales, pues hazlo sin escudarte en que “como hay otras cosas importantes que arreglar, ¿por qué ayudar a ésta?

Si un hombre tiene una herida en una pierna y un dolor interno en el torax y no sabeis de medicina como para ayudarle con lo del torax. No podeis decir “es más importante lo del torax, alguien debería empezar por ahí” y quedaros agusto con vuestra conciencia. Ayudadle con la pierna y luego ya se verá que pasa…

.subir.

Situación 2)–>

El ricachón y muchos otros, efectivamente seguirán regando o llenando sus piscinas. Pero si no sumas tu gasto de agua a esos suyos, el mal no se agravará. Recuerda SIEMPRE que NO ERES EL ÚNICO haciendo eso que te cuesta.

Tu ahorro de agua más el ahorro de agua de otros millones, es agua que NO SE SUMA al gasto de esos ricachones,etc…

.subir.

Situación 3)–>

Cada bocanada de humo que entra en tus pulmones, se queda allí para siempre (el hígado, por ejemplo, se regenera; pero los pulmones no tienen un sistema de limpieza). El hecho de que por los coches,etc. tragues mucha polución, no es excusa para que no tengas derecho a quejarte de que te echen más humo encima.

Imagina a un hombre que tiene un tajo en una pierna. El corte sangra de forma contínua. Entonces llega el médico y, basandose en esa forma de pensar dice..: “Ya estás sangrando. Supongo que, entonces, no te importará que te haga heridas pequeñas aquí en los brazos con mi bisturí…”
—> Evidentemente las heridas le harán sangrar más. ¡Aunque sean pequeñas! Porque ¡es acumulativo!
El humo que el fumador hace tragar al fumador pasivo es lo mismo: No tiene sentido excusarse diciendo “total…, ya tragas mucho humo de otras cosas…”

.subir.

Situación 4)–>

Para empezar, los animales que van a servir para alimento, tienen que ser sedados antes de matarlos (y no sólo por “derechos de los animales”, sino porque el rigor mortis de un animal que estaba estresado antes de morir, hace que sus músculos se tensen y su carne se vuelva más dura y, por tanto, peor; lo que conlleva menores ingresos para el que la vende. Y ya sabeis que este mundo lo mueve el dinero…).

Pero aunque no fuera así y de verdad sufrieran al morir.., ¿que los de matadero sufran, me da derecho a hacer sufrir también a los otros?

Imaginad dos grupos de perros (los perros nos suelen dar más pena que los toros). Y que dos amigos se dedican a matar perros. ¿saber que uno de los amigos se dedica a juntar y asesinar perros, da derecho al otro a coger a otros tantos perros, clavarles arpones hasta casi desangrarlos y después, delante de varios amigotes, igualmente matarlos. –>
Como ya hay personas que matan animales, da igual que yo también lo haga (y da igual cómo lo haga)“.