Tag: omision

Filosofías de vida

Filosofías de vida

A base de toparme con mucha gente que actúa de manera parecida alegando siempre las mismas frases hechas, he llegado a la conclusión de que hay tres formas de pasar por esta vida. Tres filosofías de vida.

.

1) “Soy el dueño de mi vida y puedo hacer con ella lo que quiera. Cegados por el “Carpe Diem” más radical alegan sin matices que la vida es para disfrutarla; y, si les hablas de algo que, por no ser materialista, si se parasen a reflexionarlo fuese en contra de estos principios, te acusarán de estar tratando de cambiarles o manipularles.

La clave de la vida es disfrutar y SU libertad es lo más importante; por tanto, también te acusarán de intolerante las veces que tus palabras vayan dirigidas a detenerles cuando estén causando a alguien algún mal. (mal que ellos habían ignorado; bien por despiste porque no lo supieran, o bien por indiferencia porque les importe un bledo).

Conjuntos: a menos b. La libertad de B 'pisa' a la de A

RESUMEN SIMPLISTA: Mi libertad puede perjudicar o hacer mal a otro si repercute en un claro bien o placer para mí.

.

2) “Mi libertad termina donde empieza la del otro”. Esta es la filosofía más extendida. Suena bien. Tiene la diferencia fundamental respecto a la anterior de que la gente que vive así su vida sí piensa en los demás. Les tiene en cuenta. El disfrute y libertad de los que hablabamos antes tienen unos límites: el momento en que, lo que hago, interfiere en la libertad y disfrute del otro, debo tener cuidado y no molestarle ni causarle mal al prójimo.

diagrama de venn (a union b quitando la interseccion)

La frase estandarte es “Vive y deja vivir”. Y lo que suelen añadir como explicación es: “Yo vivo mi vida sin hacer daño a nadie. Déjame en paz y vive tu también tu vida sin meterte en la mía”. “Mira toda esa gente que hace el mal activamente. Si nadie hiciera nada malo a los demás, todo iría mucho mejor”.

RESUMEN SIMPLISTA: No se debe hacer el mal. Pero con eso es suficiente; no hace falta preocuparse por los demás. Basta con no dañarles.

.

3) “Mi libertad y la del otro pueden y deben fundirse”. “Mi vida será mejor y habrá en ella más felicidad conforme consiga hacer felices a los demás”. conjuntos - todos interactuan en la vida de todos

La máxima de alguien con esta filosofía de vida puede ser, de hecho, bastante parecida a la del primer grupo: “Ama y HAZ LO QUE QUIERAS. El punto clave de esta frase es que puedes hacer lo que quieras si lo haces con amor (cuidandote siempre de que tu amor sea verdadero); porque “si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor “. [San Agustín]

A pesar de las críticas que puedas recibir (sobre todo de personas de las filosofías 1 y 2), si de corazón (y habiendo filtrado tu pensamiento por la razón) crees que tu obrar es lo correcto, adelante. No tengas miedo. Cuando te falten las fuerzas, recuerda de nuevo aquello de: […] donde haya odio, ponga yo amor; donde haya discordia, armonía; donde haya error, verdad; donde desesperación, esperanza […]

RESUMEN SIMPLISTA: No se debe hacer el mal (en eso estamos de acuerdo), pero no basta con “no dañar activamente a los demás”; mediante la omisión de ayuda en los momentos en que podíamos haber cambiado el mundo (‘el mundo’ de alguien con un gesto), también estamos contribuyendo a que el mal reine en este mundo. Hay que mojarse. Como dijo Einstein, “lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada”.

¿Existe el mal?

¿Existe el mal?

Puede que hayais visto un texto similar en alguna otra parte. Este es una adaptación ‘made-in-YO’, que quería compartir con vosotros.

Nunca se sabrá si la historia realmente ocurrió. Pero fuera como fuese, la moraleja es bien bonita e instructiva. ;·)

———————————

Hace años, un profesor universitario retó  a sus alumnos  con esta pregunta:
“¿Dios creó todo lo que existe?”

Un estudiante contestó: “mm… Bueno… No literalmente.., como algunos interpretan el relato de la creacción..; pero… supongo que… sí”.

“Quiero una respuesta firme. Le reformularé la pregunta conforme a su razonamiento:
¿Dios es el origen de todo cuanto ahora existe?
Limitese a responder ‘Sí’ o ‘No’, por favor”.

“Entonces mi respuesta es ‘sí’, señor” respondió el joven.

El profesor contestó..:
“Si de Dios vino todo cuanto existe, entonces Dios nos trajo el mal, pues el mal existe desde siempre.
Y bajo el precepto que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo”.

El estudiante se quedó callado ante tal respuesta.

Y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe en un dios que es amor, es un mito.

Otro estudiante levantó su mano y dijo:
“¿Puedo hacer una pregunta, profesor?”

“Por supuesto”, respondió el profesor.

El joven se puso de pie y preguntó: “¿Profesor, existe el frío?”

“¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío? Es lo que provoca que, llegada una cierta temperatura, las cosas se congelen”.

El muchacho respondió: “De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de Física, lo que consideramos frío, en realidad es la ausencia de calor. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor”.

“Y, ¿existe la oscuridad?”, continuó el estudiante.

El profesor respondió: “Por supuesto”.

El estudiante contestó: “Nuevamente se equivoca, Señor, la oscuridad tampoco existe: La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no.
¿Cómo puede saberse cuán oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así?.
Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente”
.

Finalmente, el joven preguntó al profesor:
“Señor, ¿existe el mal?.

El profesor respondió molesto: “Por supuesto que existe. Lo mencioné al principio. Vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son el mal”.

A lo que el estudiante respondió: “El mal no existe, Señor, o al menos no existe por sí mismo.
El mal es simplemente la ausencia de Dios. La ausencia del Bien. Es, al igual que los casos anteriores, un término que el hombre ha creado para describir esta ausencia.
Dios no creó al mal. No es como la fe o el amor, que existen como existen la luz y el calor. El mal es el resultado que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones.  Es el resultado de que la gente no obre siguiendo Su mensaje de amor. El mal está presente como lo está el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz”
.

Entonces el profesor, después de asentir con la cabeza, se quedó callado.

El joven se llamaba

Albert Einstein

.

———————————

Este texto expone el bien y el mal como dos conceptos complementarios; es decir: no puede haber nada que no sea ni bueno ni malo. Esto no siempre es así. Habrá comportamientos o hechos de la naturaleza que no impliquen ningun juicio moral ni de valor.

No obstante, en muchas más ocasiones de las que imaginas, sí sucede tal como explica el relato: lo opuesto al bien, es el mal (sin medias tintas). Es decir, no hacer el BIEN, es estar haciendo el MAL.

Vemos con mayor claridad los comportamientos “malos” como los que mencionaba este profesor: robos, violencia, etc.

Pero no le damos tanta importancia como verdaderamente tiene, al mal por omisión.

*********************************

“El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad”
(Albert Einstein)

“Lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada”
(Edmund Burke, político y escritor)

“No tenemos en nuestras manos la solución a todos los problemas del mundo; pero, contra los problemas del mundo, tenemos nuestras manos”
(Mamerto Menapace, monje y escritor)

“Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala, es el silencio de la gente buena”
(Mahatma Gandhi)

*********************************

Y sobre todo, RECUERDA

cuando pienses en los demás y trates de hacerles la vida un poco más fácil (“amando al prójimo como a uno mismo”),

cuando trabajes en pos de la paz y la bondad (aún cuando sea a contracorriente o te tachen de “loco”),

…y en definitiva, cuando esteis luchando por QUE EL BIEN REINE EN ESTE MUNDO,

QUE CADA GRANO DE ARENA CUENTA.

Nunca te rindas.

Nunca dejes de soñar.