Tag: catástrofes

11-M

11-M

Hoy, a 2013, hace ya ¡9 años! del “11-M” que nos marcó a todos.

Recordar un acto brutal no es morbo o rencor (o no debería serlo);
en lugar de eso, puede y debe servirnos para recordarnos qué valores queremos potenciar y de cuáles alejarnos lo más posible.

(p.ej: manifestación más multitudinaria de… desde siempre. allí no había colores, partidos ni banderas; sólo humanidad) (y también fue y será memorable las colas y colas que se formaron para donar sangre desde antes de que se pidiera o necesitara)

“Hoy… que un mar humano grita ‘¡Basta!’, que saca el corazón su casta…”lazo_negro

Todo tiene lado bueno

Todo tiene lado bueno

Este mes, por lo de mi padre, va a ser de los más duros de la vida. Lo está siendo ya por la incertidumbre del cuándo, pero y lo será también cuando finalmente ocurra. Escribo esto hoy (que aún está con nosotros), para releerlo cuando no tenga fuerzas.

Aún en estos oscuros momentos, doy gracias a Dios por el don del Optimismo que tengo sin ser mérito mío.

.
El tema de la entrada de hoy llevaba tiempo rondando por mi cabeza; pero.., claro.., todo es muy ‘bonito‘ (poco creíble) cuando quien habla de ser “optimista” es alguien a quien ‘todo le va bien’. Creo que ahora, a punto de perder a un padre, puede ser más fácil conectar con mis sentimientos y creer lo que quiero transmitir.

Siempre he creído y aún creo que, en esta vida, todo,
o tiene ‘lado bueno’,  o de ello se puede aprender algo.

.

Como ya dije en la entrada “¿Tú cómo ves la vida?“, todo depende de la forma de ver un mismo suceso. Siempre ante cualquier situación, por mala que sea, hay dos formas de ver las cosas:

  • ver lo malo (todo lo que pudo haber pasado para mejorar la situación pero no pasó)
  • o ver lo bueno (las cosas positivas que sí pasaron; es decir: las que, dentro de lo malo de la situación, eran menos dolorosas que *otras posibilidades* que también podían pasar).

*OJO: no me refiero a *otras posibilidades* del estilo de “¡Bueno!Podía haber venido un terremoto terrible que nos matase a todos y ¡qué bien!, no ha pasado”. ¡No!. Me refiero a *otras posibilidades* realistas, factibles e incluso probables que, por suerte, no pasaron (dentro de una situación dada).

.

Por si está quedando muy ambiguo daré un ejemplo real de cómo me estoy esforzando por ver yo mi situación: En mi caso, ante la muerte de un ser querido… Dentro de la situación “un ser querido muere“, podía ocurrir de forma fulminante por sorpresa (con el dolor de las cosas que se quedaron por decir), y podía haberse alargado su sufrimiento (y el consiguiente nuestro) muchísimo tiempo estando así de encamado como está ahora; pero parece ser que va a ser un término medio.

¿Que este ‘lado bueno’ es poco ‘bueno’? puede ser. Pero ahí está la cosa: ante lo peor que se te ocurra, siempre puedes encontrar algun ‘lado bueno’. Unos serán más buenos y agradables y otros más pequeños y/o más dificiles de ver. Dependerá, logicamente, de lo grave de la situación. Y lo que sí es seguro, es la segunda parte: al margen de si ves o no  o crees que existe o no  el ‘lado bueno’, lo que es seguro es que de todo se puede aprender algo:

Igual que de los errores propios se aprende, también de los de otros se puede aprender.

Igual que “al caer aprendes a levantarte”, cuando se cae otro te puede avisar sobre qué fue lo que le hizo caer para que tú *no cometas el mismo error*.

*Otro asunto es lo de que “el hombre puede tropezar dos veces en la misma piedra”. Osea que aunque te lo avisen (y te eviten caer una primera vez en esa piedra), eso no te libra de volver a caer en ella.

Sin embargo sí habrá otras ‘piedras’ que sólo necesites que alguien cercano caiga para, tú, salir escarmentado y no caer en ellas (vease: Fulanito [ser querido] murió en accidente de coche por no usar cinturón de seguridad asíque estoy más sensible ante ese tema y me lo pongo. Menganito [ser querido] murió de cáncer encontrado demasiado tarde por no hacer caso a unos análisis con un parámetro que avisaba del peligro, asíque si yo veo cualquier cambio en ese parámetro me asustaré desde antes e iré al médico a tiempo).

Y esto que uno puede aprender de cualquier situación no solo pasa por buscar los errores para no cometerlos; sino que, por ejemplo, algo evidente que se aprende ante cualquier pérdida es a valorar más la vida.

(No sólo valorar el regalo de “estar vivo”; sino también a valorar y disfrutar de todas las ‘pequeñas’ cosas de la vida que antes nos pasaban desapercibidas)

terremoto y tsunami Japón 2011

terremoto y tsunami Japón 2011

Esta oración llego a mí el año pasado. Era de una chica joven que rezaba por la gente de Haití tras la catástrofe.

Aunque estaba ‘dedicada’ a la gente que había sufrido aquel terremoto (enero de 2010), es perfecta para hacernos reflexionar ante lo que hoy están viviendo/sufriendo en Japón: tras un terremoto de ¡8.9 grados!, el terrible tsunami que anegó casi todo; y, tras ello, la radiación en Fukushima con el consiguiente miedo e incertidumbre…

 

Después de vivir estos dias totalmente conmoncionada,
de ver y volver a ver las imagenes
y llorar una y mil veces….
Me he sentido totalmente inútil, totalmente paralizada.
He rezado mucho preguntándome
¿Por qué Dios les ha puesto a ellos allí y a mí aquí?
Esta pregunta me ha machacado durante mucho tiempo.

Al final
la conclusión es que se espera mucho de mí,
mucho de cada uno de nosotros

así que me niego a paralizarme,
a dejarme invadir por el desánimo,
quiero reaccionar…

Pido a Dios por todos los afectados,
que puedan sentirle cerca en su dolor,
pero también pido por mí,
que a veces me adormezco en mi vida “cómoda”,
le pido que me de el don de tener los ojos bien abiertos y el corazón sensible,
que no deje nunca de hacer mío el dolor de los demás,
que sea valiente para dar,
que no olvide que Dios me ha puesto aquí,
me ha regalado mi vida para algo…

 

Al igual que por los que sufren hambre y/o enfermedades en África, por la gente de Japón que está a más de 10 mil kilómetros, tampoco podemos hacer mucho más desde aquí que ayudar enviando un sms, una donación o una oración…

Sin embargo, dado que muchas veces cuesta ver el lado bueno de las cosas del día a día,  podemos, en momentos así, por contraste con esa otra gente, darnos cuenta de todo lo bueno que tenemos en nuestra vida. Y aprender a apreciarlo más. Y, al sabernos afortunados, aprender también a tener más empatía y preocupación por los problemas de la gente de nuestro entorno; a la que sí podemos ayudar y consolar.

Trenes para el cielo

Trenes para el cielo

El 11 de Marzo de 2004, 200 viajeros cogieron, sin saberlo, los trenes con destino al Cielo…

Hace ya 6 años… y, al pensar en ello, se me sigue erizando la piel, recorriendome un escalofrío idéntico, y aún tengo que contener esas lágrimas mezcla de rabia, impotencia, asombro e imcomprensión que humedecen mis ojos sin llegar a brotar…

(Autor:  José Córdoba, el “Chivi”. Canción: “Trenes para el cielo”)

Lo que se memoriza puede olvidarse, lo que se siente y emociona, no.

Una de las cosas que distingue al ser humano es la búsqueda del “¿POR QUÉ?” de las cosas. La curiosidad por el mundo que le rodea. Imaginad esta situación: un gato pequeño y un un niño pequeño están sentados en el suelo. Entonces, desde un lado, les tiramos rodando un ovillo de lana y una pelota respectivamente. El gato, encantado, saltará sobre el ovillo según viene; el niño, sin embargo, asombrado, primero mirará intrigado de dónde ha salido esa pelota: POR QUÉ ha aparecido (aunque luego igualmente se ponga a jugar).

—–

Puedo entender perfectamente (aunque, evidentemente, no lo comparta), un asesinato, un ajuste de cuentas por odio, venganza, dinero… pero ¿CÓMO ALGUIEN PUEDE LLEGAR A HACER ALGO COMO EL 11-M?  :_·(

—–

<< Por mucho que deseemos que esos horribles sucesos (Hitler, bombas en restaurantes, rascacielos…) no hubieran ocurrido, el hecho es que ocurrieron.
Y hoy somos lo que somos, gracias a ellos.
Nuestra ira, nuestra compasión, nuestra conciencia, nuestros conocimientos.
Si alterasemos la historia para impedir que ocurrieran, cambiaría todo: Lo malo Y LO BUENO. >>

(“TimeCop 2, la decisión de Berlín”)